miércoles, 30 de septiembre de 2020

El " YO" de Juan y su sorpresivo " MI"


Imagen: @ Berta Martín de la Parte.


 El “Yo” de Juan y su sorpresivo “Mi”


Juan se levanta diariamente y sin permitirse un exceso, siempre a la misma hora, las ocho de la mañana. Buena parte de su desayuno consiste en diversas menudencias…, una porción de queso blando, una nuez de mantequilla y una cucharadita de mermelada…, todo ello untado lentamente en una mínima porción de pan integral. El único líquido que su estómago recibe a esas horas es el que llena la taza de dibujitos con tres elefantes de distintos colores en la que echa el café instantáneo. En todo ese ritual diario de engullir tan frugal desayuno, emplea un cuarto de hora largo.


Una vez realizado este acto diario y ya acicalado igual ue un figurín, sale de su casa en dirección a su trabajo, con un maletín de cuero negro como única compañía. 


El trayecto a sus ocupaciones diarias, transcurre siempre del mismo modo… Llegada a la parada del autobús. Subida al susodicho transporte. Pago del billete de ida y vuelta. Acoplamiento de sus posaderas enfundadas en un sobrio pantalón de color gris, sobre el asiento duro y frío del autobús.  


Juan tiene por costumbre elegir asientos situados al lado derecho, por lo que la postura que adopta diariamente tanto en las idas como en las venidas es la de un cuerpo de espalda bien recta, de la que sobresale una cabeza claro está, la suya, mirando hacia la derecha. Si uno se fija en él y le mira de frente, al contemplarle podrá pensar que Juan ha nacido ya con esa postura. Es más, las personas que como él utilizan a esa hora el autobús han confundido en más de una ocasión, su oreja izquierda con la nariz.


Cuando llega a su trabajo la comunicación cara a cara con sus compañeros puede decirse que es totalmente inexistente. Eso sí, en su trabajo es más eficiente que ninguno. Su vida laboral no le resulta nada frustrante, pues pone toda su cabeza y atención en ello, por lo que es lo único que le produce alguna diversión.


Su mesa de trabajo está siempre limpia y ordenada, prestando una atención obsesiva al detalle por esta razón sus agendas siempre están al día. Los lapiceros bien afilados, sus archivadores perfectamente ordenados, es más puedo asegurarles que los defectos en su vida son inexistentes.


Pero toda esa eficiencia, toda esa perfección en las cosas, todo ese orden, le hacen olvidarse de su entorno, de sus compañeros, de los halagos a los subordinados. Y, esa actitud es su perdición . No ha conseguido, en los quince años que lleva trabajando en la empresa, hacer amigos ni tan siquiera uno. Así pues sus únicos amigos son la soledad y el silencio.

Después de haber desgastado en cierto modo su niñez y su adolescencia, en adquirir estudios pero no vivencias, Juan se ha convertido en un ser escueto en palabras, triste, recto y muy crítico consigo mismo; y en cierta manera a los ojos de los demás es un ser odioso. Sin él saberlo, a pesar de creer que todo lo sabe, se ha transformado en un necio, cuyo aspecto es el de un hombre de tez pálida y canas prematuras. Hasta tal punto ha llegado su necedad, que todavía se atreve a preguntarse cuál es el motivo por el que a su edad nadie quiere ser amigo suyo. 


Pero no deben caer en el error de pensar que él es como uno de los personajes de Chejov “ en los que se rompen de pura melancolía”.


Juan sí vive su presente, aunque no repare en los que él llama indiferentemente intrusos. Como consecuencia de haber ahondado en su vida interior, sorpresivamente y de un modo inesperado, yo he descubierto que en su fuero interno él oculta un gran secreto. Como cualquier ser humano que pulula por la vida, no consigue zafarse del profundo sentimiento que a todos nos desborda, ese sentimiento que se nos escapa de las manos, esa emoción incontrolable que es el enamoramiento., pero con una gran diferencia , sus enamoramientos siempre son platónicos.


Diariamente al término de su adorado trabajo, Juán se dirige a la parada del autobús con el fín de regresar a su hogar. Espera pacientemente la llegada del transporte. Prepara su billete de ida y vuelta adquirido por la mañana y, con las manos metidas en los bolsillos de su pantalón- gesto muy habitual en él- canturrea mentalmente una estrofa de la Traviata. Esta última acción , de un modo inconsciente tiene la virtud de convertir el gesto de su cara en un ocasional estiramiento horizontal de sus labios, por lo que sus mejillas se elevan ligeramente un poco hacia arriba, haciendo creer a la gente que le observa que él está sonriendo.


Es tan transparente y sencillo su enamoramiento que nadie logra percatarse de ello, pues es bien sabido que la condición humana tiene el defecto de prestar más atención  a los hechos aparatosos y sonados que a los simples y sencillos, como por ejemplo, el del acto de enamorarse.


Sin ruido alguno excepto el del motor del autobús y enmascarado entre el murmullo incongruente de los viajeros, Juan se inmiscuye en el interior de los viandantes que contempla en el transcurso del viaje.


En la primera parada que se detienen , observa minuciosamente a las féminas, tratando de hallar en ella un cuerpo cuya armonía sea perfecta. Es importante señalar que no tiene predilección por una armonía especial, más bien  varía sus gustos, dependiendo del día; si es lluvioso, si es frío, si por el contrario es un día soleado y caluroso… En esta primera parada no ha encontrado la mujer buscada, seguramente ni en la segunda y tampoco en la tercera, pero como aún le restan otras quince paradas más, tengan ustedes la seguridad que consumará el milagro del hallazgo. Hoy se va a cumplir este refinadísimo deseo , en la parada número catorce. Veamos lo que ocurre:


Parapetado detrás del cristal de la ventana del autobús, su mirada se detiene en una de las figuras femeninas que se hallan en posición de espera. Se encuentra de espaldas a él. Es un momento. Es como un soplo fugaz que trae consigo esa extraña sensación que todos solemos llamar atracción amorosa. Y, de un modo consciente abandona su solitario “ YO”, para dejar libre como un pájaro a su único y mejor amigo, su “ MI” ; más romántico y soñador, en definitiva, más humano, adentrándose en la falsa comedia de la vida, donde diariamente el Amor roba a destajo, admiradores de su gran valía.


Juan traspasa la frontera entre la realidad y el mundo de los sueños; y, como si fuera un gran mago, atraviesa sin dificultad alguna, el cristal de la ventana. Se coloca al lado de la mujer elegida de antemano esbozando una amplia sonrisa, pasa su brazo derecho por encima de los hombros de la mujer, atrayéndola hacia él, suavemente, como si lo hubiera ensayado un millón de veces. Ella le mira dulcemente, con sus ojos castaños rodeados de largas y espesas pestañas negras; creándose entre ellos dos una pasión arrebatadora en la que sin necesidad de tocar sus cuerpos, les hace sentir un calor abrasador , que les incita a rozar los labios de uno contra los del otro, a la vez que se escucha un silencioso ! ámame cariño¡ .


Seguidamente nuestro protagonista comienza a estudiar manualmente el contorno de la mujer. Esta acción la realiza con los ojos cerrados, una manera muy acertada de descubrir palmo a palmo las sinuosas curvas femeninas , que siempre logran hacerle caer en las redes del deseo. En esta ocasión el examen lo da por aprobado, más bien con nota sobresaliente… Pero aún le falta por realizar una última prueba antes de decidir si se enamora o no, totalmente, de esa mujer… Será su sentido del olfato, sus gustos pituitarios serán los que determinen si,  la mujer elegida , es la que él busca… Continúa con los ojos cerrados, las dos manos continúan colocadas en las caderas de ella; pero ahora, acerca sus mejillas pálidas al rostro, para nosotros, invisible de la mujer…, aspira suavemente poniendo todo el interés del mundo, con el solo propósito de atrapar el perfume innato, que cada persona exhala… Transcurre un segundo escaso, tiempo suficiente para comprobar que en esta ocasión se ha equivocado de mujer… Ella no huele  a rosas ni a jengibre, ni a miel o romero, pero estos detalles no son los más importantes… Él si se hubiera prendado de ella,  para siempre ,si su aroma hubiera sido tan penetrante, como el que desprende la persona que ofrece a su enamorado, un amor clamante, invicto, tesonero, que cuando sienta frío busque el calor de su amado.


Pero lo sucedido no le hace sentirse un perdedor, pués tiene bien claro que , nada hay tan dificultoso que la insistencia no lo pueda superar. Este encuentro no ha sido más que un incidente que como tal olvidará pronto; tan rápido que ya suena de nuevo el motor del autobús, poniéndose otra vez en marcha , a la vez que de un modo regresivo su “MI” se reintegra al cuerpo material de su “YO” .


Finalmente, con esa seguridad que da el saber que nadie conoce lo que uno está pensando, mira descaradamente al resto de los viajeros y su boca aunque parezca inhabitual en él , se entreabre ligeramente provocando una sonrisa leve, que por un momento dulcifica el gesto de su rostro , siempre serio. Un rostro que en aquel momento oculta una muda súplica de consuelo a su inseparable soledad.


Final

30/09/2020

@ Berta Martín de la Parte.


 



miércoles, 9 de septiembre de 2020

Un duende atrapado.

 


Imagen: @ Berta Martín de la Parte

Un duende atrapado.



Caminaba yo tan tranquila dejando que mis pies dieran los pasos. Iba yo mirando  los guijarros que asfaltaban el camino, deleitándome con los aromas de la Naturaleza, observando el vuelo de las aves cuando de pronto uno de ellos descendió en picado .


 Le vi posarse unos pasos más adelante, sobre un tronco de un punto del camino. Comenzaba a ocultarse la luz de la Vida, pero aún me dio tiempo de escuchar lo que susurraba  el silencio. El sonido provenía sin temor a equivocarme del lugar  en donde el ave se había posado. Después de caminar doce pasos más , llegué;  le vi , allí a la izquierda . Me miraba fijamente. Algo se camuflaba en un tronco viejo y seco, al que algunas hojas verdes le habían salido mientras sobre las hojas, se posaban los reflejos conjuntados de luces y sombras.


 Mientras escuchaba el sonido de las bellotas cayendo de los árboles,  rebotando sobre el suelo,  entre nosotros el tronco y yo , surgió una unión invisible e iniciamos un diálogo conjunto y armónico a través de la belleza y el amor. Y ahí me encontraba yo , como Eros, buscando inconscientemente  con anhelo algo que fuera bello y auténtico,  y me sumergí en la abstracción para escaparme de lo cotidiano. 


 Él me miraba fijamente a través de sus ojos , dos huecos estratégicos , y tan profundos. Me reveló  ser un duende atrapado, desde tiempos milenarios; me confesó que una vez él fue un valeroso caballero andante, cuyas hazañas y aventuras quedaron reflejadas de un modo anónimo en algunos  libros de Caballerías,  pero cayendo en  las redes pasionales  de una bruja muy hermosa, ella le robó el Alma y le hechizó convirtiéndolo en un duende quedando atrapado eternamente en el tronco de ese árbol, ahí en el bosque del dios Odín.  


La noche inundó el lugar de oscuridad y, e inicié una carrera de vuelta a casa, con el corazón exultante entre preguntas sin lógicas respuestas. ¡ Simplemente todo había sido una ilusión! . 


Volví al día siguiente , regresé caminando hasta el mismo lugar, anhelando el reencuentro con el duende atrapado. No le encontré,  o , sí, no estaba segura, las sombras, el aire, los aleteos de las aves, el aroma de la Naturaleza repetían sus ciclos,   pero ya no me embriagaban lo mismo que . como el día anterior. Me crucé con troncos secos en los que algunas hojas verdes le habían brotado, Solamente veía troncos . 


Decepcionada supuse que el día anterior me había imaginado todo, que todo fue solamente eso, una ilusión.  Inesperadamente recordé que el día anterior había fotografiado el tronco con mi móvil ,  Abrí la carpeta de archivos y, ahí estaba él,  No, no lo había soñado.


¡ Que te vaya bonito Caballero , continúa hechizando y relatando historias a los caminantes, y al dios Odín.!



Autora: @ Berta Martín de la Parte 

09/09/2020


viernes, 31 de julio de 2020

Cocinando con las palabras.


Imagen:@Berta Martín de la Parte.

Cocinando con las palabras.

Cuando yo era todavía una niña, en esa edad en la que todos los olores y sabores,  que rodeaban mi existencia, los fui descubriendo poco a poco; de todos esos olores , esos aromas  , el que más se me quedó grabado en la pituitaria , ese fue el olor de mi madre. Yo no lo  recuerdo , pero al nacer  seguro que el primer olor acompañado del sabor , con el que inicié mi colección aromática particular ,fue el de la leche materna, esa que nos alimenta en nuestros primeros pasos y seguramente nos predispone a sentirnos seguros y protegidos, y nos anima a dar los primeros pasos , a caminar en el inicio de nuestras vidas, porque nos sentimos arropados, protegidos. El olor a miedo, o a felicidad,  en el transcurso de nuestro caminar aprenderemos a distinguirlos, entre la maraña de circunstancias que nuestra vida nos depare.

Pero en esta ocasión no voy a escribir sobre el olor al miedo, deseo escribir  sobre las palabras olor y sabor que conforman la inspiración.

Mi madre nació  guapa, es guapa , y continúa siendo la mujer más hermosa de todas las que en el transcurso de mi vida he conocido., y además cocina con un arte que hasta podría describirlo como elegante. Sí,  ella sabe cocinar con las palabras. 

Me viene a la memoria, un domingo . Yo tenía ocho  años, una edad en la que  yo todavía parecía moverme en dos planos. el externo y el interno; esa etapa en el que yo creaba mi propio mundo, razonaba buscando la lógica de mi pensamientos, y  así de ese modo poder reflexionar , imaginar , crear y concentrarme; en realidad mi capacidad lingüística de expresión estaba a un nivel muy bajo, yo,  tenía problemas en el colegio, la gramática no era lo mío. Pues bien ese domingo , yo estaba terminando  de tomar el desayuno, cuando mi madre me dijo: 

  • Hija , hoy vamos a cocinar juntas. 

Yo la miré fijamente, todavía sosteniendo la taza de la que había bebido un cacao caliente. Qué raro- pensé- nunca me ha dejado ayudarla. 

  • Pero mamá, yo no he cocinado nunca.

  • No hay discusión, hoy tú y yo vamos a cocinar  juntas. Así que aséate y cuando termines vienes a la cocina. No pierdas tiempo, no te quedes embobada mirándote al espejo. Tenemos mucho por hacer.

Hice caso a mi madre, pensé si eso la hace feliz, no pienso discutir con ella. Con ella yo procuraba siempre ser no solo su hija, quise , desde que tuve uso de razón , verla contenta. 

Muchas veces,  sin especial motivo, en la primavera y el verano, cuando yo regresaba del colegio, al pasar por el parque El Campo Grande, a mitad de camino,  un parque para mí mágico, en donde habitan en armonía , aves como el pavo real, palomas, cisnes que nadaban en el estanque como hadas ingrávidas sobre el agua; ardillas, estas últimas me sorprendían siempre con su sonrisa , sí las ardillas sonríen, y sus ojos un poco saltones,  te miran como si te hablaran. entonces yo teniendo mucho cuidado de que el guardia del parque no me viera, era cuando yo robaba un par de rosas rojas. Las escondía en la mochila, y como si fuera una mosquita muerta reanudaba la marcha hasta mi casa. Esos inocentes robos ,continué  realizándolos  durante años hasta terminar mi etapa escolar, me hacían sentir atrevida, valiente, única, y todo para hacer sonreír a mi madre, lo mejor de todo fueron todos los besos que mi madre me daba, entremezclados con palabras de enojo, por haber robado las flores, y con palabras de cariño como,  hija cuánto te quiero. Yo me excusaba argumentando cosas como , mamá tenías que haber visto a los pavos reales, desplegando sus colas de plumas como abanicos, y pavoneándose con sus andares de reyes y reinas en un paraíso. Y que decir de los cisnes tan elegantes , tan etéreos. Confieso que no fue nada fácil renunciar a esos robos furtivos de colegiala. 

La casa de mis padres tenía dos plantas, una de esas viviendas adosadas  , esas que están construidas junto a otra similar, pegadas de  uno de los lados de la casa, la casa no tenía jardín en la parte posterior, pero en su defecto había una gran terraza delantera, en donde mi madre colgaba tiestos llenos de geranios con hojas en forma de hiedra, y con un olor que para mi era indefinido. Pero lo del olor indefinido  de los geranios lo suplía yo con el de las rosas robadas. 

Subí al primer piso de la casa en donde estaba el cuarto de baño , y me aseé lo más rápido que pude. En el transcurso de mi aseo personal, me contemplé detenidamente: Estatura pequeña , para mi edad, al menos 8 centímetros menos de estatura de lo normal. Mi constitución delgada. En aquella edad pesaba muy poco, pero comer comía bastante, yo siempre tenía hambre.   Cabello de color castaño claro, largo y rizado. Esos rizos me tenían un poco acomplejada, pero una vez mi madre me dijo, - hija que guapa eres y esos rizos son como tú,  rebeldes pero firmes. Desde entonces cuando me miraba  al espejo y viéndome  allí reflejada , los complejos, que sí los tenía , se disminuían solamente con recordar las palabras de mi madre. De pronto estando absorta en mis propios pensamientos y cavilaciones de belleza, escuché la voz de mi madre, que me reclamaba desde la cocina. Bajé los peldaños de las  escaleras de dos en dos, como una ardilla , esa categoría de animales activos que constantemente buscan alimento y refugio. Con las ardillas, del parque El Campo Grande,  soñaba yo muy a menudo, y como si siempre quisieran  informarme de cosas positivas , al despertarme me sentía feliz. 

- Mamá ya estoy aquí, que vamos a cocinar. - Hija, hoy vamos a cocinar con las palabras. Ellas serán los ingredientes principales. - Mamá que cosas dices, yo pensé que se cocinaban las verduras, la carne, el pescado, las legumbres, pero las palabras , no entiendo nada.

Yo misma me quedé sorprendida de haber mencionado cuatro palabras de corrido, con la cantidad de problemas que siempre tenía en la escuela para recordar los nombres de las cosas.

- Si claro hija, tienes razón pero en esta ocasión no mezclaremos en el proceso de la preparación los nombres de cada producto, en esta ocasión nos centraremos en los olores y los sabores. Ya tengo preparados aquí- dijo señalando una extensa cantidad de tazas con, sal, pimienta, perejil, orégano , platos con pequeñas cantidades de mejillones, almejas, conejo , pollo, gambas, etc., todos los olores y sabores, cocinaremos una paella valenciana.

Mi madre encendió un fuego de la cocina, y puso una paellera sobre la placa de la vitrocerámica.

- ¿ Mamá como se llama eso? No recuerdo la palabra. - Hija, esto es un cacharro de cocina, especial para cocinar Paella. quizás no tiene un sabor determinado es de metal y tampoco un olor especial, pero no se te volverá a olvidar su nombre. Es una sartén con dos asas , hecha de metal. y el olor que reconocerás al tocarla- pasa la mano sobre ella y espera- y ahora huele tu mano. ¿ A que huele tu mano? . Cada piel es única, y la reacción de la piel con el metal ha producido un olor único, con ese olor podrás recordar siempre el nombre de .. - La sartén,- contesté.. - Hija este cacharro de cocina tiene un nombre especial, el nombre es Paellera. Bien, has entendido el juego. Continuemos. Ahora echaremos un líquido que tengo aquí en la botella. Tendrás que aprender a reconocer su olor y sabor. Acércate¿ a que huele ? ¿ Qué sabor tiene? - Huele a aceitunas, y sabe un poco amargo, Mamá ya se que esto es aceite. - Bien, prosigamos.

Mi madre iba mostrándome cada ingrediente, y con cada uno me hacía probarlo con la lengua y olerlo. Me iba explicando los diferentes olores y sabores. Y yo poco a poco iba memorizando los nombres, las palabras de cada objeto , de cada especia, de cada ingrediente .

Aprendí que el perejil, sabe a frescura, y huele a alegría, abre el apetito. La sal sabe a mar y huele a sol y playa. A baños en la playa .

Mi madre me enseñó el sabor del tomate, una mezcla entre azúcares y acidez; con olor a tierras lejanas allende los mares. Y, que decir de la pimienta, mi madre me habló de un tal Marco Polo, que surcaba los mares en busca de nuevos mundos y de nuevas especias. Yo me quedé con el sabor de boca impregnado de libertad.

Las dos juntas continuamos durante toda la mañana, preparando una paella valenciana, en la que mezclamos el sabor de los pastos de las praderas y de las montañas.Los olores de los mares y de las huertas, de los pinares, de los bosques del Norte , los campos de olivares del Sur y los viñedos de uva roja o verdilla. . Con los olores de las meriendas en el campo, con los sabores de la amistad y la confraternidad. Con olor a familia, con olores a encuentros y despedidas. Con el olor a niños recién nacidos y el sabor salado de lágrimas de alegría.

Al día siguiente cuando regresé a la escuela, iba yo tan contenta, con la boca llena de palabras. Ese día la maestra nos alentó a los alumnos , a relatar que habíamos hecho el fin de semana. Cuando me tocó el turno, comencé con timidez a hablar, pero paulatinamente mi conexión cerebral con mis cuerdas vocales, papilas gustativas y pituitaria incluida, provocaron tal avalancha verbal, que a Sor Sofía, la profesora de Lenguaje, tuvo que tomar asiento , porque lo mío no fue una avalancha aquello fue un tsunami. Desde entonces ya no fui una niña que se olvidaba de las palabras, del nombre de las cosas,; porque si eso llegaba a suceder agudizaba mis papilas gustativas, y mi pituitaria , rememoraba todos los sabores y olores , y como por obra de magia las palabras acudían a mi voz.

Con los años descubrí que escribir poesía o prosa es como cocinar con las palabras. Los autores Jugamos a crear nuevas historias , con sabor a tristezas o alegrías. Describimos paisajes con detalles olorosos, sin especificar una palabra en concreto. Nos deleitamos ensoñando amores pasionales o simplemente románticos; ponemos aquí y allá puntos y comas, para dar el punto de cocción adecuado a la trama de la historia. Soñamos con mundos extraños, desconocidos, pero aunque al despertar no los recordamos, los olores y sabores se han impregnado en nosotros y prenden fuego, con una chispa, las ideas , iluminando los recónditos lugares de nuestra memoria , despertando a la Musa que todos llevamos dentro.

Final

P. D.: aprendí algo muy importante, aprender no es una cuestión de sistema, aprender es una cuestión de método, ese que se adecúe a cada uno. 😘✔


@ Berta Martín de la Parte

martes, 30 de junio de 2020

Mi Esencia .

@ Berta Martín de la Parte.

Mi Esencia

Personajes: 
Mi creador: Thomas
Manuscrito: Yo
I
Hola a todos soy un Manuscrito que estuvo a punto de perder su tranquilidad, su esencia, su Yo.. Yo estaba tan a gusto, oculto, disfrutando de mi libertad, arropado por una gran cantidad de libros. Mi hogar es la estantería de libros que hay en el despacho de mi creador... Un lugar especial,siempre iluminado  durante el día por la claridad del Sol que entra a raudales, a través del gran ventanal y, por la luz de las estrellas y la Luna por las noches.
Además , por las noches,  él, mi creador , deja encendida una bombilla de esas que sirven para ahuyentar las sombras de la oscuridad, las sombras del miedo.
Os cuento:

Hace una semana sonó el teléfono, el que está en el despacho de mi creador. A mí me desveló su persistente sonido, aunque la curiosidad tiró de mí y pegué oído.
- ¿ Diga ?.dijo  mi creador.

Yo no entendía muy bien lo que decían, ni quién, ni porqué, ni para qué.. Paralelamente mi creador, que andaba muy cerca de mí , estornudó y, a mi me hizo un favor;  con esa fuerza inmensa que el resoplido de un estornudo produce, ,desempolvó  la zona de la estantería en donde yo residía desde hacía una década. Eso fué para mí una suerte, a través de la tinta de las palabras pude ver la escena con más claridad.

- ¡ Luís, que sorpresa.!. ¿ A qué se debe este honor?.

Mi creador movía la cabeza de un lado a otro y, manifestaba su estado de ánimo, con el gesto de posicionar la palma de la mano izquierda sobre el antebrazo derecho,un rasgo comunicando instintivamente su actitud; en realidad lo que su lenguaje corporal estaba diciendo a su interlocutor al otro lado de la línea telefónica era ¡ Que te den! . Ya, sí, una vulgaridad, a mí me encantó ese gesto de mi creador.

- ¡ Pero si hace diez años que escribí la novela! ¿ Ahora queréis publicarla?
.
Mi creador abría los ojos, los ponía como platos, y se le dibujaba una sonrisa, todo su cuerpo desprendía un aire de triunfo, Entonces su lenguaje corporal no fué vulgar, Con el signo de la victoria formado por los dedos índice y corazón, se dirigió hacía mí, noté como la celulosa de las hojas de mi existencia temblaba. Mi creador se alegraba un montón por lo que la llamada telefónica significaba, pero a mí me entró pánico.- Supe que hablaban de mi.-

- ¿Y para cuando tenéis planeada la publicación?... Sí, claro...Tendré que releer el texto… ¿ Correcturas? ..¿ Qué correcturas?.

¡ Estaban intentando cambiar, modificar mi vida!.

- Entiendo, los tiempos han cambiado. Tienes razón. Si, no te preocupes , en una semana te enviaré por Mail el texto corregido...Si, por supuesto, sin falta...Con mucho gusto, tenemos que celebrarlo...Vale, saluda a tu esposa y a tus hijos. Adiós. 

Mi creador terminó la llamada. Irguió su cuerpo. Él se encontraba de espaldas a mí. De pronto después de exhalar un sonoro suspiro , giró su cuerpo y se dirigió con el ceño fruncido hacia el lugar en donde yo hasta un par de minutos antes,  tan contento estaba. 
Con su movimiento las partículas de polvo que jugueteaban flotantes en un rayo de Sol , esas partículas de universos orbitados con misteriosas leyes. ese movimiento transformó todo en algo espectacular. Tengo que reconocer que ese instante será inolvidable. Haciendo lo invisible visible.   De pronto mi creador, ya situado a mi altura, me acarició. Lo hizo con delicadeza. Sin prisas, con mucho cariño.

Hola amigo, te ha llegado la hora. Te van a publicar, yo pensé que continuarías sobre la estantería para siempre. - Y diciendo esto, posó su mano derecha sobre mí, y yo sentí un escalofrío.


Mi creador estuvo repasando el texto, el de mi vida, su creación, el fruto de su inspiración, ¡ una inspiración de hace una década.! ¿ Estaba intentando él cambiar , modificar mi esencia?.

 Entonces llegó la hora del atardecer. El Sol comenzó a ocultarse allá en el horizonte, por el oeste. Las motas de polvo, se iban difuminando, quedándose en el mismo lugar, pero en estado oculto, regresando a esa nada de donde surgieron, continuando orbitando con sus secretas leyes, esta noche habrá Luna llena, -pensé-, quizás algún rayo de la luna, se cuele por el ventanal, y como  en la leyenda de Gustavo Adolfo Bécquer “ El Rayo de Luna” , " La noche estaba serena y hermosa, la Luna brillaba en toda su plenitud en lo más alto del cielo, y el viento suspiraba con un rumor suave entre las hojas de los árboles ".

Mi creador ,- conmigo, sujetándome entre las manos,- después de dar un par de cabezadas se quedó dormido,

 II 
 Todo suele comenzar con un sueño, eso lo sabe muy bien mi creador. Él tuvo hace diez años el sueño de escribir mi historia y no paró hasta conseguir hacer su sueño realidad. " Yo estoy hecho del mismo material del que se tejen los sueños, Mi pequeña vida también está rodeada de sueños ".. y ciñéndome a las palabras de Shakespeare,  hoy,  esta noche, me voy a introducir en sus sueños, No quiero que yo , uno de sus sueños desaparezca.Yo soy feliz con mi vida, quiero que me dejen como soy.. 

Entonces, me dediqué a observarle y a esperar.

Thomas comenzó a dormir,  y después de la fase inicial en busca del descanso que su mente necesitaba para recuperar energía. y a la vez reorganizando la información de la llamada de su editor. Yo estaba dispuesto a intentar borrar en mi creador, sus intenciones, las cuales para mi  personalmente consideraba peligrosas 
Yo tuve que esperar  hasta que sentí como Thomas había entrado en la fase de sueño REM.y En ese momento  aproveché la ocasión, y basándome en la cita del escritor Borges, "dormir es distraerse del Mundo " , traté de distraerle. 

Susurrándole al oido, me introduje en su sueño.

- Thomas soy yo, tu creación. Estuve escuchando la llamada de tu editor. ¿ Qué pretendes? ¿ Quieres corregir el texto? Si tú quieres que yo continúe siendo feliz , déjame como soy. Yo soy feliz con mi existencia desde hace diez años. No me queda más remedio que recordarte que tú me soñaste una vez, y me creaste, vocal a vocal , consonante a consonante, coma tras coma, punto y coma; el Anagrama de las vocales, consonantes y signos gramaticales, los ordenaste todo con nota sobresaliente. Me creaste a partir de un sueño, me imaginaste, el rostro, el cuerpo, la manera de moverme. Me vestiste con la ropa adecuada a mi personalidad, le diste vida a mis ojos, a mi mirada. Mi voz, ¡ Oh mi voz!, tú encontraste mi particular timbre de voz; un timbre de voz maravilloso, que cuando suena regala alegría, a todo lo que me rodea;  cuando suena; hablando , tarareando, cantando. Hasta en las ocasiones en las que yo- como un ser lleno de emociones , con vida propia- me rebelo, me enojo, me sublevo; entonces mi voz suena grave, profunda, y en ocasiones muy triste. ¡ Esa es mi Esencia!.

Los ojos de Thomas se movían bajo los párpados rápidamente.En ese estado del sueño en el que los músculos del cuerpo están como paralizados, él luchaba al principio contra las palabras que el sueño le ofrecía. Una batalla  interior, en la que la lucha la estaba ganando, esa voz tan maravillosa que estaba escuchando. Fué tan intensa la emoción que sintió, que repentinamente se despertó. Al hacerlo,  con su movimiento provocó la caída del Manuscrito al suelo. Lo observó, se agachó y  recogió. Comenzó a acariciarlo, a olerlo, a pasar las páginas con delicadeza, deteniéndose en todos los puntos y comas .Vió el color de los ojos, sintió  el calor corporal del protagonista. . Estaba latente, vivo. 

Thomas se levantó del sillón, y se dispuso a realizar una llamada telefónica:
- Soy Thomas, perdona la hora intempestiva de la llamada. Escucha y no me interrumpas. Si quieres editar el manuscrito, será con una condición. Nada de modificaciones ni correcturas. Ya lo he decidido. Buenas noches. - y finalizó la llamada.

Mientras se le dibujaba una sonrisa, creyó  escuchar una voz que parecía provenir del Manuscrito. Se acercó hacia él. Una ráfaga de viento entró por la ventana que había dejado abierta. Las hojas del Manuscrito aleteaban  como las alas de un pájaro,  de izquierda a derecha, de derecha a izquierda …,  y el movimiento se detuvo. Thomas entonces se fijó en una de las palabras de una de las páginas. Estaba escrita en negrita y en tamaño grande podía leerse: " Gracias".   Y continuando con sus ensoñaciones, devolvió el Manuscrito a su lugar,  el que  desde hace diez años lo cobijaba. Cogió una de las rosas que estaban en el florero del escritorio,  y rozándola con los labios, la depositó sobre el Manuscrito.
Final 

Posdata: Una vez alguien me preguntó, que significaba para mí el ser feliz. yo le contesté: .  ¡Simplemente,  que me dejen ser como yo soy.!

@ Berta Martín de la Parte. 
Junio 2020


viernes, 5 de junio de 2020

Lo Mejor: En la Eternidad



Ilustración @ Berta Martín de la Parte


El relato " En la Eternidad" es, una continuación del relato Lo Mejor. En esta ocasión presento mi traducción libre,@ Berta Martín de la Parte, del texto original, escrito en alemán " In der Ewigskeit", por Bernd Lüke.
- Bernd Lüke escribe la continuación y final del relato Lo Mejor. Un texto lleno de sentimientos que afloran en su escritura, sentimientos encontrados entre la realidad y la fantasía que a muchos nos gustarian que se convirtieran en realidad. ¿Qué hay detrás de la muerte? Nada, o como describe Bernd Lüke, esperanza del reencuentro con nuestros seres queridos .El reencuentro como el que describe Bernd Lüke es hermoso y, lleno de esperanza. Mi agradecimiento al autor. Gracias Bernd.



Lo Mejor: “En la Eternidad”

Los últimos halos de vida de Don Jorge estuvieron acompañados,  por la visión de una sucesión de imágenes , mezcladas,  con los colores mágicos, que en los últimos estertores de la vida  producían sus endorfinas , liberándole de cualquier dolor. 

Como consecuencia de ello ,antes de abandonar la vida terrenal, , a la vez que sintió como una fuerza le agarraba de la mano, arrastrándole suavemente hacia algo desconocido, quedando atrapado en La Nada, en sus labios  se dibujó una sonrisa.

Paralelamente, la enfermera entró en la habitación para darle los buenos días. Súbitamente,  la ventana  de la habitación se abrió de par en par; quedándose la enfermera perpleja, pues le pareció ver  como un halo invisible se alejaba a través de la ventana abierta . Sin saber porque,  ella exclamó : ¡Don Jorge buena suerte en la Eternidad! , ella supo que Don Jorge había fallecido.

Don Jorge sin saber que es lo que le está pasando, se deja deslizar por esa fuerza extraña, mientras que más pensamientos y recuerdos brotan de su último equipaje. Estos se le antojan más y más concretos hasta que cree escuchar una suave voz femenina que le es muy familiar.

- Jorge, mi querido Jorge. ¡ Bienvenido a nuestro nuevo mundo compartido de recuerdos!

Don Jorge trató de posicionar de donde provenía la voz; pero todo lo que veía era un Todo y un Nada.

- ¿ Ana? ¡ Ana, mi ángel, no te veo! ¿ Dónde estás? ¡ Muéstrate mi angel!-exclamaba Don Jorge en un estado de extrema agitación.

- Jorge , Mi Amor, te encuentras  , en la Eternidad. No conseguirás verme, yo a tí tampoco puedo verte. Nuestros cuerpos, aquí, físicamente ya no existen. Pero puedes traerme de vuelta a la vida en tus recuerdos y, así me verás en tus pensamientos, tal como yo ahora mismo te veo. 

Don Jorge, se sentía estar envuelto  en sombras, que curiosamente no eran oscuras. Era como estar en un lugar mágico, en cual eres consciente de que no eres nada y, curiosamente eres un todo .

- ¡ Pero me gustaría tanto abrazarte de nuevo, besarte, abrazarte tiernamente y dormir contigo!- 

- Si ese es tu deseo, cariño, , entonces intensifica tus pensamientos y, tu deseo se hará realidad desde tus recuerdos. Me sentirás de una nueva manera, sin ningún tipo de contacto físico, tal como yo te he sentido en los últimos tres días cada vez que he pensado en tí. 

- Y , ¿ nunca más sentiremos el cuerpo del otro y lo exploraremos de nuevo?. ¿ Porqué? 

- No , mi Amor. Ya no somos cuerpo y Alma, ahora somos únicamente Alma; esa forma directa de contacto físico, así como los olores fragantes de los demás, nunca más será posible sentirlos ni olerlos. Son nuestras Almas las que nos entrelazarán en sus recuerdos y, nos comunicarán entre si.

- ¿ Quieres decir que nuestro amor mutuo sobrevive en este nuevo espacio inmaterial?.- preguntó Don Jorge. 

- Si ambos decidimos continuar en este nuevo camino, si ambos sentimos el mismo anhelo el un por el otro, aquí se unirían  los equipajes , el tuyo y el mio. Nuestras Almas estarían  inseparablemente conectadas con nuestros equipajes llenos de recuerdos por toda la Eternidad. ¿ Quieres eso mi Amor?.

-Sí...Sí quiero, porque mi amor por tí es mucho más profundo , que cualquier deseo de contacto físico. ¡ Deseo que nuestro amor dure para siempre y, que nuestras Almas , mi Amada , nunca más se separen!

- Entonces, que así sea, yo deseo lo mismo que tú, ya nada podrá separar nuestras Almas llenas de pensamientos y recuerdos. 

Don Jorge y Ana sintieron  como se deslizaban  por sus rostros etéreos , lágrimas de felicidad. Y ambos al unísono exclamaron:
¡ Lloremos nuestras lágrimas de felicidad , juntos, aquí en "nuestra Eternidad. !

Final 
Saludos cordiales para tod@s, sed felices.

Traducción al español , versión libre @ Berta Martín de la Parte,  del texto original   “In der Ewigkeit” , escrito en alemán por Bernd Lüke.


sábado, 28 de marzo de 2020

Cuando yo me vaya.


@ Berta Marttín de la Parte



Mi querida gente, no dejo de pensar en todas esas personas que están muriendo por el maldito Coronavirus. Quiero dedicar este post , en honor a todas las personas que se van sin poder despedirse de sus familias. Un abrazo virtual para tod@s, y cuidaros,


¿ Qué será cuando yo,  ya no esté aquí? 

¿ Qué será de los días en los que dejé vagar mi pensamiento?
¿ Alguien recordará que estuve aquí?
¿ Por qué no? Al fin y al cabo no fuí tan mala persona.

¿ Qué será de mi en esos mundos que dicen son tan oscuros?
¿ Habrá tinieblas como siempren nos vaticinan?
¿ Será todo tan terrible como nos lo cuentan?

Claro que, si por una casualidad mi espíritu logra alcanzar el otro mundo,
ese mundo que dicen que es el lugar más bello de la Existencia,
donde los humanos y los animales conviven en armonía,
donde las flores permanecen siempre exuberantes y frescas,
donde el aire que se respira es como un bálsamo de cariño.

¿ Qué será de mi cuando yo ya no esté aquí?
¿ Qué será de mi Alma , la que a veces me duele tanto, arrebujanda  como un ovillo, arrimándose a mi pesadumbre?

¿ Qué será cuando yo ya no esté aquí?
¿ Alguien recordará que estuve aquí?
¿ Por qué no? Al fin y al cabo no fuí tan mala persona.

Quiero que cuando me vaya,
el camino por ell que por última vez haya pisado, lo cubran de rosas, 
rosas rojas, de la tonalidad más intensa y,
que planten claveles , 
muchos claveles que no se porqué , pero a mi me encantan,
.

Por favor plantad flores por mi,
quizás la tierra esté muy seca,
regadla con lágrimas de alegría,
de esas que se deslizan por las mejillas ,
con sabor a miel y sal,
esas lágrimas que provocan las cosas buenas,
como por ejemplo el beso de un niño.

Dicen que si se riegan los campos,
con los aromas del viento,
puede que crezcan amapolas blancas, amarillas y azules.

Dicen que si se bañan los campos de colores del mar,
los pájaros vuelan más alto,
jugando con imaginarias nubes , 
que les acarician las plumas con acentos de amor y aventura ,
elevando el vuelo hacia el cielo que se junta con el Universo.

Si me voy sin poder despedirme ,
no lloréis por mí,
estad seguros que me iré sin reproches,
y llena de satisfacción, por vuestro cariño y amor.
Os quiero, gracias por haber sido parte de mi vida.

Final

@Berta Martín de la Parte






jueves, 27 de febrero de 2020

Osito de Peluche



Osito de Peluche 


-Las seis de la mañana . Abro la ventana de la habitación del hotel en donde me alojo, el sonido de un instrumento musical,  creo es el sonido de un clarinete , parece venir de muy lejos , me espabila .
. A traves de la ventana veo,  enfrente  ,castaños , cipreses  y una Camelia  en la que ya florecen los primeros capullos. Un pájaro salta de una rama a otra y me ofrece una melodia gratis , una melodía cantada a intervalos, posicionando su territorio y a la vez influenciado por la Primavera que todo lo puede, reclamando la atención de un posible compañero amoroso. Su canto me suena a música alegre , fuerte, viva, variada que hace remover todas mis fibras emocionales. siento como la coraza con la que llevo protegiéndome desde hace tiempo se refuerza y comienzo a estirarme con ganas, poniendo de puntillas mis pies descalzos que descansan sobre las moqueta de dibujos geométricos que cubre el suelo, levanto los hombros a la altura de las orejas, tensiono los músculos y los dejo caer completamente.


-Hoy comienzo el día posponiendo pesadumbres y preguntas ; quiero comenzar el día sin protocolos,ni compromisos , por fin estoy de vacaciones , una semana, en una de las ciudades , para mí, más bonitas del mundo. Santiago de Compostela.

- Cada vez que regreso a esta ciudad me siento renacer. y a veces también me siento morir. Pero lo positivo es que en esta ciudad me siento viva.


 -Esta ciudad es para mi como un Universo, intocable, profunda, con muchos rincones por volver a descubrir. En ella se mezclan la química de los olores y sabores gallegos ; la física de la herencia de los artistas palpables en sus muros de piedra,  sus calles empedradas, ofreciendo  algo así como una poderosa transmisión neuronal que estimula mi creativo cerebro y, claro mis papilas gustativas; me han dicho que en el desayuno sirven Tarta de Santiago... Tomo una ducha, me maquillo ligeramente, me visto con ropa sencilla , me calzo los deportivos y allá voy a desayunar, pienso en la tarta de Santiago y se me hace la boca agua.

- Me arreglé y al poco rato ya me encontraba en el restaurante del hotel, lo cierto es que tenía muchísima hambre. Ayer me fuí a la cama sin haber cenado, simplemente no tenía apetito y me acosté con un dolor de cabeza impresionante. Simplemente los pensamientos necesitaban un descanso.

- Bajó las escaleras,  alegremente,  como diciendo aquí estoy, no pasa nada, la vida es bella, la gente es estupenda, el café huele bien, los dulces que están colocados sobre el buffet se ven deliciosos, los trozos de frutas que conforman la susodicha ensalada, parecen estar recién cortados de los árboles frutales.

- Son las 9 de la mañana , hoy es sábado. El sol ilumina el restaurante, el astro rey se deja sentir y ver Los rayos del sol atraviesan los grandes ventanales del restaurante.

- Algunos clientes madrugaron y a eso de las 7 de la mañana bajaron a desayunar. Estos son clientes que o bien no trasnocharon o tienen la intención de desayunar pronto,  para poder luego salir  a recorrer la ciudad. En el comedor  de un hotel se juntan, coinciden personas de diferentes culturas, nacionalidades, idiomas. Un restaurante siempre es un buen lugar para conocer gente nueva. 

-El restaurante del hotel está a rebosar. es la hora del desayuno y hoy la mayoría de los clientes han decidido que desayunar en el restaurante  es una buena opción.. El desayuno se presenta en Buffet, vamos que puedes comer y beber la cantidad que te apetezca por un precio determinado. Las camareras se afanan por que todo esté perfecto, limpio presentable y apetitoso. Se nota que ellas,  las camareras, tienen experiencia, van de un lado a otro sin titubear; reponen productos, rellenan los recipientes varios con azúcar, cornflakes,, pasas, yogurt, embutidos y , de vez en cuando alguien las avisa que la máquina con especialidades como el cappuccino, latte macchiato o expreso no funciona correctamente. La camarera reacciona sin dudar y alejándose por un instante regresa con un tetrabrik de leche, la máquina no funciona porque no hay leche le comenta al cliente . En eso está la camarera cuando otro cliente protesta por que los huevos revueltos se han terminado o el bacon está demasiado frito; En algunas ocasiones las camareras tienen que ponerse un poquito “serias” y parar los pies a algún cliente. Algunos piensan que además de comer del buffet, luego pueden llenar sus bolsos, con productos ofrecidos en el desayuno, vamos que por el precio de un desayuno tienen cubierto el plan alimenticio del día.

-Los clientes que hoy han bajado a desayunar son gente agradable, son una mezcla de turistas de diferentes países del mundo y, gente que por su aspecto se les adivina como ejecutivos o simplemente personas que trabajan en oficinas. También entre los clientes hay un pequeño grupo de japoneses, estos últimos son increíbles; en el mismo plato mezclan alimentos salados con alimentos dulces, desde que bajan a desayunar hasta que se marchan suelen transcurrir dos horas. Son gente verdaderamente ¡de otro mundo!.

-Todos se ocupan en llenar las bandejas unos con prisa por irse a trabajar, otros se lo toman con más calma, es demasiado pronto para comenzar el itinerario de visita a la ciudad. Es curioso como todos se dedican a lo suyo, teléfonos móviles, ordenadores, conversaciones con el compañero de mesa, otros leen el periódico. otros simplemente observan el movimiento producido por todos los que ocupan el restaurante. Cada uno está a lo suyo. En realidad nadie se preocupa por nadie, todos se desconocen , y salvo excepciones suelen producirse algunos conatos de intentos de hacer amistades.
El sonido de la música de fondo se mezcla con los sonidos de las voces de los comensales.

Es un ruido no molesto, música de ambiente , es como estar en una sala de baile si no hay música no hay opción de bailar, en un restaurante el sonido de las voces , el sonido de los cubiertos al chocar contra los platos, el tintineo de las copas de cristal al hacer los brindis, las risas de los niños, las carcajadas de las mujeres que componen el grupito de las que parecen ser alemanas, los sonidos de los diferentes lenguajes que se hablan en el restaurante, en realidad un restaurante de esas características en un lugar lleno de vida. Es un lugar  un buen escenario donde confluyen tantas diferentes personas , diferentes personalidades, diferentes intereses, diferentes secretos, diferentes alegrías o tristezas, desencantos . Cada uno se comporta de manera secreta, este momento es la oportunidad de desconectar de la vida rutinaria,

En lugares como estos la variedad de personas es tan enorme como quizás tanta variedad de seres vivos existen en el planeta. Nos fijamos mayormente en la variedad de la flora, en la variedad de las aves, en la variedad de los peces y etc. Nos fijamos en la variedad de fisonomías, si alguien nos parece guapo o feo, si entra en los estereotipos establecidos en la sociedad en la que nos encontramos inmersos.

Alicia echó un vistazo a su reloj de pulsera, las 9 a.m.-paralelamente  escuchó de repente un gran estruendo proveniente de una de los ventanales del restaurante. En los alrededores vivían cuervos y uno de ellos se había chocado contra el ventanal. Ella se preguntó como era posible que un cuervo
 pueda equivocarse y llegar a chocar contra un cristal). Es el efecto rebote , el que produce un efecto visual que confunde a la vista. Escomo  el efecto que se produce,  en ocasiones , en personas que no logran distinguir lo real con el reflejo de lo imaginario.

 Al principio, Alicia  pensó que el silencio que se había producido en el restaurante era debido al choque de los cuervos contra el ventanal. En parte sí era la reacción de los comensales , pero pronto se dió cuenta de que el motivo era otro. Todos dirigían sus miradas hacia la escalera que daba paso desde la Recepción del hotel hasta el restaurante.

Las miradas de los comensales estaban puesta en una pareja que agarrados de la mano bajaban las escaleras.. La primera impresión al verlos provocó  una reacción general  de rechazo, tienen aspecto de personas con síndrome de Down o similares. Alicia les mira  de la cabeza a los pies y lo que  ve primerao es un hombre de unos 40 años, alto un poco encorvado , con el pelo corto y de color gris, las canas le cubren el cráneo sin orden ni concierto. De lejos observa que lleva gafas apoyadas en una nariz ancha y sin una forma definida, las patillas reposan sobre sus orejas de soplillo. pero todavía  no consigue ver el color de sus ojos. La  boca de labios carnosos sonríe, su gesto labial es indefinido y a pesar de que su labio superior ,en concreto su lado izquierdo está deformado , el conjunto de la visión es agradable, la imagen es risueña al final no desagrada. Ella es menudita, como la definirían los malvados es la típica “metro y medio”. LLeva también el pelo corto al estilo chicazo, el color de su cabello es oscuro se nota que lo de ir a la peluquería no es lo suyo. No lleva gafas por lo que Alicia rápidamente descubre  sus ojos, menuditos, redonditos de color oscuro podrían ser marrones o negros. Dos cejas sin depilar enmarcan sus ojos  .  Ella camina mirando hacia el suelo. Se deja dirigir por su compañero.

Aunque las costumbres sociales han cambiado mucho, a la hora de bajar a desayunar en el Restaurante de un hotel; con todo , todavía quedan personas que desean ser el centro de atención, vistiéndose con ropa de diseño , joyas opulentas, como si asistieran al evento del año. Pero esta pareja es todo lo contrario, simplemente sencilla. No llevan adornos como joyas, o gafas de marca, ni tampoco zapatos caros. Él sujeta en su brazo derecho un osito de peluche. El  aspecto de la pareja es ternura pura. El osito de peluche es su único adorno.

Alicia vio el Amor. Mucho Amor. Estaba por todas las partes. El áurea de la pareja se esparció por todos los lugares…..Ella sintió muchísimo dolor…
.
El desayuno trascurrío para Alicia con un único objetivo, observar los movimientos de la pareja. Y eso es lo que hizo.

 La pareja se dirigió  hacia el Buffet , ignorantes de todo el interés que habían causado. Ella se dejaba llevar por él. Su incapacidad física no les impedía sujetar las bandejas, elegir las distintas variedades de alimento que se presentaban para desayunar. Se sirvieron café , las bandejas con las vajillas se balanceaban un poco. Al final tomaron asiento en una de las mesas, la cual por casualidad se encontraba enfrente de la de Alicia. Entonces él dejó el oso de peluche sobre una tercera silla,  con mimo, con mucho cuidado, acariciándole despacio y ,ella desde el otro lado de la mesa envió un beso. Comenzaron ambos a desayunar. Él atento hacia su pareja, le acercaba la servilleta, la acariciaba la mano, ella sonreía . Observándoles detenidamente Alicia sintió envidia. Comprendió con dolor lo  que el oso de peluche significaba para ellos,  era su  hijo.  Ellos habían encontrado la formula de calor de hogar, amor, y sentirse amados.

Alicia notó como sus ojos se humedecían.  Echaba de menos a su hijo, desde hacía más de un año no había vuelto a saber nada de él. ¡Se habían distanciado tanto! Habían sucedido tantas cosas entre ellos, que por unas cosas y otras su hijo no quería saber nada de ella. Recordó de pronto el poema que le dedicó a su hijo cuando él tenía dos años:

¿Estás malo mi niño?¿
¿ Qué te pasa mi amor?
Tu carita risueña
ya no parece una flor.
¿Estás malo mi niño?
¿ Qué te pasa mi amor?
La mamá se preocupa y,
solo piensa en tu dolor.
Tu carita arde como el fuego.
Tus ojos brillan como estrellas y,
tu pelo alborotado cae sobre tu cara.
Tu osito de peluche,
siempre te acompaña y,
tu chupete bonito
que rico y que bueno está.
¿ Estás malo mi niño?
¿ Qué te pasa mi amor?
Tu carita risueña
ya no parece una flor.

Alicia sintió anhelo de su hijo. Quería poder abrazarle. Darle besos como cuando era todavía un niño. Se sintió muy triste. Decidió dar por terminado el desayuno. Saldría a dar un paseo por las calles de Santiago de Compostela. Tenía que tomar aire fresco, no necesitaba deprimirse había tomado estas vacaciones para relajarse. Iba a secarse con disimulo una lágrima traicionera, cuando el hombre del osito de peluche se acercó a ella con un pañuelo.

-Parece usted triste,¿  por qué?. No esté triste por favor. ¿ Quiere que la preste nuestro oso de peluche? y sin esperar una respuesta él fué a buscarle, y lo depositó en los brazos de Alicia.

Alicia iba a decir algo, cuando su teléfono mobil sonó. Miró la pantalla para ver quien llamaba:
- ¡ Mi hijo!, - exclamó en voz alta.

Alicia se llevó una mano temblorosa  a la boca. Pulsó la tecla del teléfono para contestar a la llamada:

- Hijo, que alegría.
- Hola mamá , ¿como estás?

Alicia apretó con fuerza ese oso de peluche prestado, y mirando a la pareja sonrió. Continuó hablando mientras les devolvia el oso de peluche a la pareja que desprendía tanto Amor y Ternura. Y ella se despidió de ellos con la mirada agradecida, llena de esperanza.

Fin

@ Berta Martín de la Parte